Quiet book

Anécdotas: El caracol

Ya está aquí la sección más divertida del blog: ¡las anécdotas de Pupi! ¡Bravo! ¡Si! ¡Yuju! (Vale, ya paro) Pues veréis, estos días está lloviendo bastante y de camino al parque hay mucho caracoles y Pupi decidió coger un caracol chiquitín muy mono.

Ella iba supercontenta en su triciclo con su caracol, mirando el río y haciéndome saber que el río llevaba agua:

_ Mamáaaa, agua!

_ ¿Quieres agua?

_ ¡¡Agua!! (señalando el río)

_ Ah si, muy bien. Agua.

2 minutos después...

_ Mamáaaaa, ¡agua!

_ Si, el río lleva agua.

2 minuos más tarde
_ Mamáaaaaa...

_ Siiii, agua.

_ Mamáaaa aaaaaahhhhhh

_¿Qué pasa?

_ Ahhhh ahhhhhh Ahhhh (se señala la mano)

_ Ui, mira, el caracol se mueve

_ Ahhhh (Llorando)

_ Vale, ya te lo quito.

Durante varios días estuvo contando su gran aventura con el caracol que casi se la come a todo el mundo, una cosa así, más o menos: ahh guchidi col, eee col, bug jug ano, col, ahh (Todo esto señalando en su brazo el recorrido que hizo el caracol).

Y esto es todo amigos. He de confesar que en esta casa están prohibido los caracoles, ahora son malos, muy malos. ¿Cómo se les ocurre ponerse a pasearse por el brazo de Pupi así como así sin permiso? Esto no volverá a pasar. Ni un caracol más. Nunca más.





Comentarios