Receta: Tarta de filloas y crema pastelera Sin Lactosa y Sin Frutos secos

Hoy os traigo una forma de hacer filloas diferente a la que estamos acostumbrados en Galicia. Para los que no sois gallegos, las filloas son un tipo de láminas finas de leche y huevo que se hacen en la sartén. Son muy parecidas a los crepes franceses.

Crema pasteleraIngredientes5 yemas de huevo M50 gr de harina50 gr de azúcar50 gr de azúcar glass500 ml de leche sin lactosaPiel de un limón (sin la parte amarilla)Canela en rama Preparación Ponemos a hervir leche, limón, canela y el azúcar normal.En un bol a parte ponemos las yemas, el azúcar glass y mezclar bien.Cuando la leche haya hervido la volcamos en el bol con la mezcla de las yemas y removemos hasta tener una mezcla homogénea.Después ponemos la mezcla a fuego muy bajo y sin dejar de remover hasta que espese (unos 6 o 7 minutos)En el caso de que te hayan quedado grumos pásala por la batidora antes de que enfríe. FilloasIngredientes500 ml de leche sin lactosa250 gr de harina4 huevos L25 gr mantequilla sin lactosa punto pomadaRalladura…

Berrinches a todo tren

Un berrinche o una rabieta se caracteriza normalmente por un episodio de terquedad acompañado de llantos, gritos, violencia, desafíos, ira....
Durante una rabieta nuestro hijos pueden incluso a llegar a perder el control físico de si mismos y por mucho que intentemos intervenir para calmarlos no conseguimos nada.
Como dice el dicho:  "mal de muchos, consuelo de tontos", y es que las rabietas son muy comunes en los primeros años de los niños, incluso son indicadores de que empiezan a desarrollar su carácter.

¿Hay factores que pueden hacer que nuestros hijos sean más propensos a tener berrinches más gordos? Pues la respuesta es si, aunque algunos de ellos se escapan de nuestro control.

  • Carácter: cuando nuestros hijos se frustan y enfadan muy rápido, es muy posible que nos esperen rabietas grandes en el futuro.
  • Emociones fuertes: cuando empiezan a descubrir emociones abrumadoras como la preocupación, el miedo, la verguenza o la ira.
  • El estres, hambre, cansancio y la sobreestimulación tambien dificulta que los niños se expresen y manejen correctamente sus sentimientos.
  • Situación que se escapan de su control, como por ejemplo cuando un niño mayor le quita un juguete a uno pequeño. 
Y ahora la pregunta del millón. ¿Cómo minimizamos el número de rabietas?

  • Menos estrés: Los niños cansados, hambrientos y sobreestimulados tienen más probabilidades de experimentar rabietas.
  • Conocer como manifiestan sus sentimientos: si podemos identificar cuando nuestro hijo se está frustando, es posible que podamos hablar con él sobre lo que está pasando y ayudarle a manejar sus sentimientos.
  • Identificar los factores desencadenantes: Por ejemplo, si nuestro hijo tiene rabietas cuando estamos haciendo la compra,  podemos planificar por adelantado o cambiar el entorno para evitar las rabietas. 
  • Hablemos de las emociones con ellos. Podemos usar cuentos, o hablar de ellos cuando terminen las rabietas.

Y cuando las rabietas llegan, ¿cómo las manejamos?

  • Mantén la calma (¡o pretende!): mantén la voz calmada y nivelada, y actúa de manera deliberada y lenta.
  • Darle la razón. Por ejemplo, si se le ha caído un vaso de agua y se ha mojado, podemos decirle: "Se te ha resbalado el agua y estás muy incómodo mojado, ¿no?, pero no pasa nada, nos cambiamos, limpiamos el suelo y ya está."
  • Espera a que se le pase: Quédate cerca de tu hijo para que sepa que estás allí. Pero no trates de razonar con él ni lo intentes distraer. Una vez que la rabieta ha comenzado, es complicado intentar razonar con ellos.
  • Nunca darle lo que quiere después de la rabieta. Esto solo aumentaría el numero de rabietas.
Y por último, si te ha tocado una rabieta en plena calle, ignora las miradas inquisitivas de los transeúntes.

Os dejo con más berrinches de los hijos de nuestra comunidad de madres y padres en twitter:


Y ahora que has llegado hasta aquí, ¿tienes un blog? ¿quieres ser entrevistada? Pues pásate por aquí y rellena el formulario. 

Comentarios