Entrevistamos a MamiRebelde

Hoy entrevistamos a Mami Rebelde, un blog sobre la maternidad en el que podemos encontrar posts con opiniones personales sobre diferentes temas relacionados con la crianza.

Si tuvieses que elegir el post más divertido de tu blog, ¿cuál sería?
Eres una madre rebelde

¿Nos cuentas un chiste?
- Mamá, mamá, en el colegio me insultan
- ¿Quiénes? 
- Los veganos 
- ¡¡Me cago en sus huertos!!

¿Cómo es un día normal? ¿Te levantas perfecta con una sonrisa y te preparas unas tostadas con aguacate y té cosechado ecológicamente o das más miedo que Hulk recién levantado?
Hulk huye de mí por las mañanas... 😜


Si te dijesen que eres inmortal y que ninguno de tus actos va a ser castigado, ¿qué sería lo primero que harías?
Pero seguiría teniendo mi conciencia, no? Jajaja, así que difícil, pero una noche loca con Jason  Momoa no estaría nada mal... 

Si tuvieras un superpoder, ¿cuál sería?
Teletransporte 

¿Cuál es la mayor guarrada que ha hecho alguno de tus hijos?
Coger el bote recién comprado de champú y también…

El cuadro de los pipis: La culminación de la operación pañal.

Empieza la presión cuenta atrás para que la pequeña humana de la casa deje de usar pañales. Parece que la cosa va funcionando pero con mucho esfuerzo y paciencia, sobre todo paciencia.


Todo empieza con la "pre-operación pañal", que consiste en poner el orinal a la vista y dejar que la pequeña humana lo toquetee y juegue con él. Además nos agenciamos dos cuentos que hablasen sobre ello. 
El primero que compramos fue: ¿Puedo mirar tu pañal? En este libro conoceremos a un ratoncito muy curioso al que le gusta ver lo que hay en los pañales de sus amigos. Al final del mismo descubrimos que el pañal del ratoncito está vacío porque usa orinal.  Nuestra pequeña humana se divierte muchísimo abriendo los pañales de todos los animales y viendo las diferentes cacas que hacen cada uno. 
Más adelante le compramos otro sobre el pis, ya que parecía que todo el tema relacionado con las cacas lo entedía muy bien pero lo del pis ya era otra cosa. Después de buscar en las librerías y ojear varios, nos decantamos por El orinal de Lulú. En este libro Lulú recibe un regalo de su madre, un orinal, y a lo largo del cuento podemos ver como Lulú aprende a hacer pis en él y como usa el WC al final. Además a veces Lulú tiene pequeños escapes, por lo que normalizamos que si tiene algún escape es normal y no pasa nada. Este libro también está lleno de solapas y algunas texturas por lo que es bastante entretenido para los más peques. La única pega que le encuentro es que es demasiado corto.

Después de la pre-operación pañal, llega el momento de la verdad: la operación pañal. Antes de embarcarnos en ella decidí preparar la zona de guerra: el salón. Metí los cojines de los sofás en bolsas de basura gigantes, quité las alfombras, puse la mesita del salón en una esquina y cojí unas sábanas viejas que puse en el suelo.
El primer día fue un desastre, todo el día con la fregona en la mano y una colección de braguitas, pantalones y calcetines meados por doquier.
El segundo día fue un poco mejor, pero la pequeña humana no quería sentarse nunca en el orinal, solo lo conseguía con mucho esfuerzo y con algún que otro chantaje de chocolate.
El tercer día compré unas pegatinas, unas estrellitas y unas caritas. Mi principal idea era pegarlas por el orinal para decorarlo a ver si así le gustaba sentarse, pero no. No las quería ni pegar en el orinal. Así que cogí un cartón y lo bautizamos como "El cuadro de los pipis". Cada vez que se sentaba en el orinal le daba una estrellita y si hacía algo le daba una carita. No sé porque las estrellitas si las pone en el cartón, las caritas se las lleva como premios y las pega en sus objetos más preciados.

pipi
El cuadro de los pipis
Actualmente la operación pañal está todavía en proceso, pero vamos avanzando poco a poco. Mis consejos son: paciencia, paciencia y más paciencia. Y hasta aquí las aventuras del pipi en Casa Pupo, ¿vosotros qué trucos tenéis para animar a vuestros hijos a usar el orinal?





Comentarios

  1. Yo con mi mayor usé también un cartel de avances con pegatinas y fue muy bien si hay constancia y acuerdo entre progenitores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las pegatinas ha sido lo que mejor nos ha funcionado. Es una gran idea.

      Eliminar
  2. Nosotros fué en dos partes, la primera que nos dijo las educadoras de la guardería, que tuvimos que dar marcha atrás, porque mi niña se frustraba, y la segunda, 4 meses después, que fué muy natural, con su prima en casa de los yayos, las dos iban en pelota picada ( era agosto) y se iban turnando el orinal, jugaban a hacer pipí y popó en el orinal. Se lo pasaron pipa ése fin de semana. Los días consecutivos lo mismo pero en casa. Hubo algún que otro problemilla de logística, pero, bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la prima tuvo que ser muy divertido, así jugando es lo mejor!

      Eliminar
  3. Mucho animo en el proceso!! Cuando te des cuenta ya estará todo superado!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario